top of page

Afrodita – Venus

Historia

Afrodita tiene numerosas Diosas equivalentes en diversas religiones: Inanna en la mitología sumeria, Astarté en la fenicia, Turan en la etrusca, Xochiquétzal en la azteca y Venus en la romana. Tiene paralelismos con diosas indoeuropeas de la aurora, tales como Ushás o Aurora. Según Pausanias, historiador griego del siglo II, los primeros que establecieron su culto fueron los asirios.

La «surgida de la espuma» Afrodita nació del mar, cerca de Pafos, en Chipre, después de que Cronos cortase los genitales a Urano con una hoz adamantina y los arrojase tras él al mar. En su Teogonía, Hesíodo cuenta que los genitales «fueron luego llevados por el piélago durante mucho tiempo. A su alrededor surgía del miembro inmortal una blanca espuma y en medio de ella nació una doncella» ya adulta. Es por este mito, que Afrodita es considerada una Diosa de una generación anterior a la de Zeus.

Afrodita tenía sus propios festivales, las Afrodisias, que se celebraban por toda Grecia, pero particularmente en Atenas y en Corinto. En el templo de Afrodita ubicado en la cima del Acrocorinto, las relaciones sexuales con sus sacerdotisas eran consideradas un método de adoración a la Diosa como un aspecto universal de se culto en los siglos XIX y XX han omitido era la práctica de la prostitución religiosa en sus santuarios y templos. El término griego para estas prostitutas es hieródula, traducido como «sierva sagrada».

Afrodita es una de las deidades adoradas en el actual culto dodecateista. Las ofrendas comunes que se le ofrecen a la diosa son granadas, manzanas y limas. Uno de los rituales modernos más sencillos y que forman parte de una tradición popular, consiste en nadar en torno a la roca Petra Toy Romiou en Chipre, entre Limasol y Pafos, lugar donde Afrodita nació. Este ritual le aseguraría a la persona que lo realiza una eterna belleza o al menos ser afortunado en el amor.


Mito

El mito del origen de Afrodita está relacionado con la propia etimología de su nombre. El término griego aphrós significa espuma, y esto pudo llevar a la consolidación de la creencia de que esta diosa había nacido del mar. Según el mito más antiguo que ha llegado hasta nosotros, recogido por el poeta Hesíodo, tras arrancar Cronos los genitales a su padre Urano arrojó los despojos de esta acción al mar, en las costas de Pafos, en la isla de Chipre. De la mezcla del semen y la sangre de Urano con la espuma del océano, nació la diosa del amor, ya adulta.

Según Homero, Afrodita era hija de Zeus y Dione, una divinidad que acabó por perder su importancia en el panteón griego, pero que en su origen pudo haber sido la compañera del padre de los dioses hasta que Hera la sustituyó en este papel.

Afrodita, Hefesto y Ares

La diosa Afrodita fue entregada en matrimonio al deforme Hefesto, según algunos autores como compensación por el trato que éste había recibido de sus padres durante la niñez debido a su fealdad y sus malformaciones. El matrimonio de Afrodita no fue, sin embargo, en absoluto dichoso, pues la fealdad de Hefesto acabó por repugnar a la Diosa, que, necesitada de afecto masculino, acabó cayendo en los brazos del apuesto Ares, Dios de la guerra.

Ambos iniciaron una relación adúltera, relación que trataron de esconder al resto de divinidades. Sin embargo, el engaño no duró mucho. Helios, Dios del sol, que desde lo alto del firmamento contempla todas las actividades de Dioses y mortales, descubrió la infidelidad de Afrodita y corrió a la fragua de Hefesto para revelarle al Dios el engaño. Éste, irritado, decidió urdir un engaño para humillar a su esposa y al amante de ésta.

En su fragua tejió una red de plata irrompible. En un momento en el que Ares y Afrodita estaban copulando en el lecho, Hefesto les sorprendió y arrojó sobre ellos la red mágica. Los amantes quedaron atrapados por el artefacto. Hefesto, para humillarles y dejar patente la traición de su esposa, llamó a todos los Dioses para que contemplaran sus cuerpos desnudos entrelazados. Afrodita, avergonzada, suplicó a su esposo que la liberara, prometiendo romper su relación con Ares. Hefesto, ablandado por las súplicas de su esposa, decidió retirar la red y terminar con el suplicio al que había sometido a los dos amantes.

Otros mitos en los que aparece:

Eros y Psique.

Amante de Adonis.

El Juicio de Paris.

Pigmalion y Galatea.

La Guerra de Troya.


Correspondencias

Plantas: Mangle de señora, rosas, escaramujos, menta, jazmín, pera, ciruela, manzanas, madreselva, canela, margarita, mirto e iris.

Color: rosa y verde.

Aceites: Oliva.

Cristales: cuarzo rosa, jaspe, esmeralda, topacio, peridoto.

Animales: Mariposa, cisne, palomas.

Carta de Tarot: La Emperatriz.

Trabajos Mágicos: Autocuidado.

Metal: Cobre.

Epitetos

Acidalia: de la fuente Acidalia.

Afrodita en kepois: de los jardines.

Ambologera: la que pospone la vejez.

Anadiómena: que sale del mar.

Androfono: poderosa.

Anosia :profana.

Areia: guerrera.

Automata: fuente del amor espontáneo.​

Baiotis: la de orejas pequeñas.​

Basilis: reina.

Caliglutos: de los hermosos glúteos.

Calipigia: bella fogosa.

Cipria o Cipris: de Chipre.

Citerea: de Citera.

Despoina: la señora.

Enoplios: armada.

Epitimbidia: sobre las tumbas.

Epitragidia: detrás del macho cabrío.

Escotia: oscura.

Filopannyx: Amante de la Noche entera.

Genetilis: de la maternidad.

Hetera: la cortesana.

Melaina: negra.

Melainis: la joven negra.

Morfo: término que puede relacionarse con la «forma», de varias formas o de bellas formas, o con el «sueño».​

Pandemos: común a todos.

Persefesa: reina del inframundo, un rasgo unido al de Perséfone.

Porni: la prostituta.​

Praxis: del acto sexual.

Sosandra: salvadora de los hombres.

Timboricos: percusionista.

Urania: celestial.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Hécate

Brigid

bottom of page