top of page

Cuentas en una cuerda: un conjunto

El proceso de diseño

Concepto

Desde el principio de mi proceso de diseño supe que había un par de cosas que quería enfatizar y, al final, mis cuentas de oración parecieron casi hacerse solas.

Como la mayoría de los proyectos, cuanto más clara sea la intención, más fácil será el diseño.

– Quería que el diseño tuviera al menos una vaga inspiración celta, ya que esa es la inspiración de la mayor parte de mi cosmología.

– Quería estar muy seguro de honrar a los espíritus de la tierra, los Ancestros y los Dioses durante mis devociones; los tres merecen reconocimiento y elogios.


Eso, combinado con el sabor celta, me dirigió inmediatamente hacia algún tipo de tema que involucrara a los Tres Reinos.


Sin embargo, dado que el Fuego es lo que trae vida a los Reinos en mi cosmología, quería eso también allí.

– Mi Señora también es celta, y uno de Sus símbolos principales es la espiral. Sabía que quería que esas imágenes ocuparan un lugar destacado en todo lo que se me ocurriera.

– Numerológicamente, el número de cuentas que elegí debía ser significativo. A los celtas les gustaban los tres y los nueves, y yo también pienso así. Como ya tenía los Tres Reinos involucrados, pensé que 9 cuentas para cada uno serían perfectos.

– Quería garantizar transiciones fluidas. Los celtas tenían mucho que ver con los “intermedios”, al igual que mi Señora, así que quería honrar la transición entre los Reinos tanto como lo hacía con los Reinos mismos.

– Tenía que ser estéticamente agradable (de lo contrario, mi yo perfeccionista se asustaría tanto por las inconsistencias que no podría usarlas). También tenían que ser lo suficientemente tenues como para que no me abrumara tanto color. Necesito coherencia en mis cosas y tiendo a preferir una combinación de colores monocromática con acentos ocasionales.

– Como mínimo tenía que tener el largo de una gargantilla, para poder usarlo si así lo deseaba.

Empecé a esbozar varias ideas que se ajustaran a esas directrices. Después de un par de diseños diferentes (y unos días de obsesión; admito que tengo un problema, así que eso hace que esté bien sonrisa) tenía algo que me parecía lo suficientemente bueno como para seguir adelante.

Mi diseño constaba de tres Ciclos, cada uno asociado con un Reino: Tierra, Mar y Cielo. El fuego une los Reinos y representa al Ser, así que ahí es donde comencé y terminé la serie. Cada ciclo tenía 9 cuentas, para un total de 27 entre ellos, que nuevamente se redujeron a 9. También hubo 4 puntos de transición, cada uno flanqueado por 2 cuentas, lo que dio un total de 12 cuentas para cada transición, y 12 una vez más reducidas. a 3. Eso también trajo el concepto de “base” con el número 4, al igual que el total de 40 cuentas en la hebra. Toda mi cosmología se hizo evidente con solo echar un vistazo al diseño, que se refleja en la cantidad de pasos necesarios para recorrer el conjunto: 10.

Una vez que tuve el boceto en mano, con una idea de lo que quería y dónde, fui a la tienda de abalorios para ver mis opciones.

Materiales

Muchas personas que fabrican cuentas de oración, especialmente aquellas con creencias más basadas en la naturaleza, tienden a sentirse atraídas por los cristales y piedras naturales como cuentas de oración. Sin embargo, muchas piedras y cristales me dan dolores de cabeza, así que los evito cuando puedo.


¡Ciertamente no quería cometer ese tipo de error con algo que planeaba manejar por mucho tiempo!

Como mencioné en mi último post, adoro el vidrio. Lo encontré particularmente apto para este proyecto, así que ese fue el material en el que me concentré. Soy muy táctil, así que quería cuentas que se sintieran bien en mis manos y quería alguna variación de textura para darle interés. (Me resulta difícil pedir este tipo de cosas en línea porque primero necesito tocarlas).


Debí haber vacilado en la tienda durante más de una hora con un tablero de cuentas antes de que finalmente terminara con una combinación que me gustaba.

Para mis cuentas de oración seleccioné una mezcla de cuentas de vidrio redondas, cuentas de vidrio facetadas y fornituras de peltre.


También me aseguré de que los colores de las cuentas coincidieran en cuanto a la intención. Las cuentas redondas estaban unidas a las cuentas facetadas, por lo que podía sentir el cambio con los dedos sin tener que mirar la hebra y saber cuándo pasar al siguiente conjunto. Los hallazgos de peltre trajeron imágenes en espiral que encontré evocadoras tanto para la transición necesaria como para mi Señora.


El toque final fue un cierre magnético en forma de huevo, que me dio una manera de ponérmelo, quitármelo y aun así mostrar que el círculo no tenía principio ni fin.

Elegí cadena en lugar de hilo para conectar todo por razones de durabilidad y para que mis dedos tuvieran un espacio entre las cuentas.


Sin embargo, rápidamente llegué a asociar la cadena con la obligación de cumplir mi parte de las oraciones dichas. Estoy bien con eso.

También consideré el uso cuando descubrí el diseño.

Quería conseguir tiempo para escuchar y hablar, y tiempo para que mi espacio mental hiciera la transición.


Quería ver todo el proceso devocional en mis cuentas. Yo también pude hacer eso.

Esto es con lo que terminé


Disculpas, tomé la foto con mi teléfono y mis habilidades con la manipulación de imágenes son, en el mejor de los casos, rudimentarias. Empiezo en el huevo y voy a lo ancho (en el sentido contrario a las agujas del reloj) alrededor de la hebra.


En cuanto al costo, creo que gasté $ 15, y una buena mitad de eso fue en el broche para huevos. Personalmente lo encuentro bastante elegante, aunque no tan colorido como algunos.


Las Oraciones


Una vez que tuve mis cuentas llegó el momento de escribir mis oraciones.


Tuve que pisotearme fuerte en esta etapa. Tiendo a ser prolijo y eso no es lo que quería aquí. Quería oraciones que fueran fáciles de recordar, cortas de decir y que sonaran bien cuando se decían a cualquier velocidad. Wordy era malo.


Tampoco quería sonar como el Dr. Seuss (si no estoy realmente inspirado, mi poesía tiende a apestar ), así que evité específicamente el verso poético y me limité a la prosa. También quería asegurarme de que mi lenguaje no fuera demasiado ornamental. Eso me parecería falso, y sentirme falso durante mis devocionales no sería útil.


Para facilitar la memorización, enfaticé la forma y la repetición. Cada conjunto de oraciones es una fórmula, con solo unos pocos detalles que se modifican a lo largo del camino, y traté de asegurarme de que cada una se siguiera de la manera más natural posible. Ese formato también se encuentra en mucha literatura celta, por lo que era otra forma de enfatizar el sentimiento celta de la pieza.


Usando las cuentas de oración de los Tres Reinos


Mis cuentas de oración incorporan tanto palabras habladas como visualizaciones, lo que me da tiempo para hablar y tiempo para estar en silencio, además de suavizar la transición entre ciclos. No lo he visto hecho de esta manera en ningún otro lugar, así que voy a afirmarlo como único (hasta que alguien me corrija *sonrisa*). Empiezo a sostener el huevo, ciclo de tierra hacia arriba y, a medida que avanza cada paso, paso a la siguiente cuenta.


1 ) El Huevo – Centrado


Por alguna razón, siempre me ha resultado mucho más fácil centrarme antes de aterrizar. Entonces eso es lo que hago aquí. Sin oración, solo respiro mientras me centro. Es la mejor manera para mí de hacer la transición a un espacio mental adecuadamente meditativo, y lleva todo el tiempo que sea necesario.


2) Primera Perla de Fuego – Puesta a Tierra


Esta cuenta es donde suelo. Nuevamente, aquí no hay oración: visualizo toda la energía que acabo de centrar disparándose como un láser al núcleo fundido de la tierra, conectándome con el Fuego interior. Luego lo subo a través de mí y lo visualizo quemando cualquier impureza, limpiándome mientras me da energía. De vez en cuando prorrumpo en un canto espontáneo, pero es raro y no forma parte de mi procedimiento normal.


3) Primera Espiral


La tradición celta da mucha importancia a los “intermedios”, los lugares que son ambos y ninguno. Cada espiral representa uno de estos entre lugares, mientras voy en espiral de un Reino al siguiente. Cuando la primera cuenta de Fuego me dejó en el centro de la Tierra, visualizo la transición del Fuego a la Tierra saliendo en espiral de un volcán; el enfriamiento de la lava hasta convertirse en roca es el primer “intermedio” que toco. Salgo a una exuberante isla tropical. Deambulo por el bosque de la isla, disfruto de las flores, pruebo la fruta, paso mis manos por las ramas. Miro dentro del dosel y veo pequeñas criaturas moviéndose de un lado a otro. Siento que mis pies se hunden en la tierra con cada paso y las hojas se enredan en mi cabello. Aquí también escucho, para ver si el País quiere hablar conmigo. Una vez que estoy completamente presente en la Tierra y todo está en calma, paso al primer Ciclo.


3) La Tierra


Cada Ciclo comienza con una invocación. Después de eso hay una serie de 9 cuentas, cada una con una oración de una línea que hace referencia a la invocación. Finalmente, cada Ciclo se completa con una repetición de la invocación dicha al principio.


En la primera cuenta verde: “Hoy honro la Tierra – carne de mi carne, hueso de mis huesos. Hoy honro a todos los elfos, Tú que das fuerza y ​​fundamento. Hoy honro el momento presente, eterno y sin fin. ¡Salve a la Tierra!”


Cada cuenta negra: “Honro a la Tierra y la Tierra me fortalece”.


Última cuenta verde: “Hoy honro la Tierra – carne de mi carne, hueso de mis huesos. Hoy honro a todos los elfos, Tú que me das fuerza y ​​fundamento. Hoy honro el momento presente, eterno y sin fin. ¡Salve a la Tierra!”


4) La Segunda Espiral


Continúo escuchando mientras me visualizo vagando un poco más por mi bosque hasta llegar a la playa, el siguiente de los espacios “intermedios”. Camino por la orilla, sintiendo el agua en mis pies y la arena entre mis dedos. Oigo el gorgoteo de las olas y los gritos de las gaviotas. Veo cangrejos correr en la línea de flotación y pájaros zambulléndose en las olas. Siento la brisa del mar en mi cabello y huelo a sal en el aire. Cuando estoy listo, me sumerjo en las olas hasta que mis pies no tocan el fondo, balanceándome hacia arriba y hacia abajo en el suave oleaje del agua. Simplemente absorbo la sensación aquí, escuchando cualquier mensaje del Mar. Miro el agua que me rodea y sé que rodea al mundo, conectándome con todo lo que hay ahí fuera, así como la sangre en mis venas me conecta con todas las demás personas que alguna vez han estado vivas. Me quedo aquí hasta que siento esa conexión, ese sentido de la historia. Una vez que siento eso y no escucho más mensajes, paso al segundo Ciclo.


5) El Mar


Primera Cuenta Azul: “Hoy honro al Mar – sangre de mi sangre, corazón de mi corazón. ¡Hoy honro a todos los Ancestros, Tú que me das una historia y un nombre! Hoy honro cada latido del corazón hasta el principio de los tiempos. ¡Salve al mar!


Cada cuenta negra: “Honro al Mar y el Mar me sostiene”.


Última Cuenta Azul: “Hoy honro al Mar – sangre de mi sangre, corazón de mi corazón. ¡Hoy honro a todos los Ancestros, Tú que me das una historia y un nombre! Hoy honro cada latido del corazón hasta el principio de los tiempos. ¡Salve al mar!


6) La Tercera Espiral

Empiezo a nadar hacia el horizonte. La Novena Ola, donde el Mar se encuentra con el Cielo, es el siguiente punto intermedio del viaje. Siento que el océano me lleva hasta llegar a otra orilla dorada, que emerge del Mar hacia el Cielo. Ahora estoy en el reino de los Dioses. Siento los vientos a mi alrededor, arremolinándose y secándome. Veo el sol brillando entre las nubes y pájaros y mariposas volando en picado y zambulléndose por todas partes. Veo todas las ciudades del hombre debajo de mí, desde la distancia, y veo cuánto más puedo ver desde esta altura. Siento una sensación de bienvenida, de Propósito y de paz. Deambulo sin rumbo por aquí hasta que me convierto en un recipiente para el Propósito y mi visión es clara, escuchando cualquier mensaje que pueda escuchar. Cuando todo está bien paso al tercer Ciclo.


7) El Cielo


La Primera Cuenta Clara: “Hoy honro al Cielo – mente de mi mente, alma de mi alma. ¡Hoy honro a todos los Dioses, Tú que me das un propósito y una voz! Hoy honro el futuro, que siempre surge en espiral desde el Centro. ¡Salve al cielo!


Cada cuenta negra: “Honro al Cielo y el Cielo me guía”.


The Last Clear Bead: “Hoy honro al Cielo – mente de mi mente, alma de mi alma. ¡Hoy honro a todos los Dioses, Tú que me das un propósito y una voz! Hoy honro el futuro, que siempre surge en espiral desde el Centro. ¡Salve al cielo!


8) La Cuarta Espiral


Esta espiral es la transición del Cielo de regreso al Fuego. Vuelo hacia arriba a través de las estrellas hasta fusionarme con el Sol. Como ahora pienso en términos de correspondencias (¡gracias, entrenamiento mágico temprano!), el Fuego del Sol es como el Fuego de la Tierra, y ambos son el Fuego de mi alma, por lo que volar hacia el Sol me devuelve a mi Ser.


9) The Last Fire Bead – Liberando el suelo


Vuelvo a centrar mi atención en mi cuerpo, asegurándome de que mi nivel de energía siga siendo bueno. A menudo me quedo aquí para hacer un control general de la energía de mi cuerpo en general. Cuando todo está bien, libero mi terreno.


10) El Huevo – Centrado


Ahora que mi terreno está libre, he vuelto al Huevo. El principio y el final, un potencial sin explotar, el comienzo de un nuevo viaje. Me tomo el tiempo para regular mi energía y mantener mi centro. Cuando eso está completo, abro los ojos: la serie está completa.


Para un poco más de numerología, me decidí por la repetición completa. Si tengo prisa, pasaré por los Ciclos sólo una vez. Si tengo tiempo, revisaré las cuentas 3 o incluso 9 veces, invitando nuevamente a esas asociaciones numerológicas. Si paso de las 9 repeticiones dejo de contar y me permito simplemente caer en el ritmo, pero pongo una alarma durante una cantidad de minutos u horas que hacen eco de los 3 y 9.


Pensamientos finales


Las recompensas que he logrado al trabajar con cuentas de oración son mucho mayores de las que jamás hubiera esperado. Se convirtieron en una herramienta devocional y un altar de viaje combinado, uno que podía guardar en mi bolsillo o llevar alrededor del cuello. Tan pronto como memorizaron las oraciones, mis devocionales comenzaron a tener un efecto mucho mayor y me resultó más fácil llevar mi mentalidad centrada y tranquila más allá de la sesión devocional. Usarlos alrededor de mi cuello también funciona como un recordatorio de que debo ser consciente, hacer de cada acto un acto de devoción y prestar atención a lo que sucede a mi alrededor. Incluso se han convertido en una especie de talismán, tan cargados de energía devocional enfocada que con solo sostenerlos me resulta más fácil calmarme y concentrarme.


En general, son la única herramienta del altar que tomaría si hubiera un incendio en medio de la noche, y son lo único que tengo y me entristecería perderlo. Así que sí, ¡muy contento con ellos!

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page