top of page

El Homúnculo Proteccion.



El homúnculo protector es un doble físico creado para

desviar los ataques mágicos, así como para absorber,

neutralizar y devolver las corrientes dañinas enviadas

contra usted por sus enemigos. Tal homúnculo será de

hecho una parte de usted mismo que le ha sido sustraída

ritualmente sólo para servir

exclusivamente como su

defensa.

Para establecer firmemente

esta división en su Yo y que

la operación sea poderosa

debe cuidar de él y darle

todo tipo de alimentación y

reconstituyentes, de modo

que la unión con usted sea

persistente en el tiempo, y a

la vez permanezca separado

de su Ser para que el

homúnculo pueda funcionar.

Tal homúnculo protector está unido a usted mediante el

poder de enlaces personales y de semejanza, pero también

mediante el poder del Espíritu, la Voluntad, la Imaginación y

la Fe.


Además, debemos decir que la consagración de los 13

negros sobre Verde se necesita en nuestro caso para la

creación de este homúnculo y debemos utilizar las plantas

adecuadas para fortalecer y sellar la Obra.

Vamos a dar ahora las instrucciones para confeccionar un

muñeco de cuero que servirá como cuerpo del Homúnculo

de Protección, sin embargo tal efigie puede además ser

hecha de otros materiales adecuados tales como arcilla o

madera, siempre que tengan un hueco interior que permita el

relleno.

Los siguientes elementos se necesitan para su construcción:


 Una efigie de alrededor de unos 30-35 cm de alto

limpiada ritualmente, suave y fina, con su color natural:

blanco o de cuero rojo (debe tener la parte de la cabeza

y los hombros abiertos de modo que pueda accederse

al interior para el relleno).

 Una aguja de coser fuerte (debemos coser cuero).

 Hilo negro.

 Elementos de semejanza poderosos, tales como un

mechón de tu pelo, recortes de uñas de manos o pies,

raspados de piel, sus nombres real y mágico escritos

con sangre en un papel, saliva, fluidos sexuales e

incluso pedazos de joyas o ropa propias que hayan

estado en contacto con la piel y que estén

magnetizados.

 Una pequeña bolsa roja con un cordón donde colocar

los enlaces personales.

 Siete cucharaditas de té con la mezcla triturada del

fruto, hojas y madera del Serbal.

 Siete cucharaditas de té de pétalos rojos de clavel.

 Veintiún granos de pimienta negra enteros.

 Siete cucharaditas de té de orégano.

 Siete cucharaditas de té de ajenjo.

 Siete cucharaditas de té de ruda.

 Siete cucharaditas de té de hoja de laurel en polvo.

 Una raíz entera de jalapa.

 Siete cucharaditas de té de una mezcla de hojas, bayas,

espinas y polvo de madera del endrino.

 Siete cucharaditas de té de una mezcla de bayas, hojas,

espinas y madera en polvo del espino.

 Siete cucharaditas de té de madera en polvo de Palo

Santo.

 Siete cucharaditas de té de tabaco.

 Siete cucharaditas de té de Salvia.

 13 platitos blancos como los usados para las tazas de

te.

 Tinta negra santificada.

 Pluma estilográfica.

 Pintura negra de secado rápido para marcar “El Sigilo

vivificador del espíritu de la Efigie” sobre el

Homúnculo.

 Pincel fino.

 Una pequeña hoja afilada que funcione a modo de

espada de la Efigie.

 Un espejo redondo sobre el cual se marque la clavícula

del Sigilo de Protección con tinta negra santificada

conteniendo la esencia de la fórmula herbal para dicha

clavícula.

 Pegamento fuerte.

 Un cuenco de terracota para mezclar los elementos y

que tenga al menos 35 cm de diámetro.

 Una tela verde sobre el que el Punto Verde de la

Calavera sea ritualmente marcado en negro (el

diámetro exterior del círculo del Punto verde será de al

menos 70 cm).

 Una botella de Vodka

 2 Cigarros.

 1 cigarrillo.

 Fósforos.

 Un cuchillo afilado.

 3 velas rojas.

 4 velas verdes.

 Una copa de cristal.

 Un pequeño cenicero.


1.

En un sábado, tras las campanadas de la medianoche,

coloque todos los elementos enumerados más arriba ante el

altar y abra el ritual con la Fórmula de la Llamada de Qayin1,


La Formula para Llamar e Invocar a Qayin

Veni Qayin, Messor, Mortifer et Occisor!

Veni, veni Letifer, Dominor Tumulus et Falxifer!

Veni, veni Qayin Coronatus!

Veni, veni Qayin Rex Mortis!

Veni Baaltzelmoth et Niantiel!

Veni Qayin Ben Samael! (x7)

[Esta estrofa se repite también al final 7 veces]

Llamo al poderoso Señor Esqueleto!

Llamo a la Muerte de la Mano Izquierda!

Salve Señor la Muerte!

Llamo a aquel que cultiva los campos de huesos!

Llamo a aquel que roció a estos campos con la sangre de

los vivos!

Salve Señor de la Guadaña Sangrienta!

Llamo al rey de Golgotha!

Llamo a aquel que cruza a la vida con los poderes

Liberadores de la Muerte!

Salve Señor de la Cruz Negra!

Llamo al primer vástago de la tierra!

Llamo al primer asesino del hombre!

Salve Qayin Mortifier!

Llamo al Maestro de los Cementerios!

Llamo a aquel que le da muerte a los vivos y vida a los

muertos!

Salve Señor del cementerio!

Llamo al primer cavador de tumbas y cosechados de

calaveras!

Llamo al Maestro de las puertas de las Almas!

Salve Qayin Dominor Tumulus!

Llamo a aquel que trasciende a los limites finitos!

Llamo a aquel que concede la Iluminación que termina

con la ilusión de la vida!

Salve San la Muerte!

Llamo a aquel que cultiva las semillas de la muerte y

recoge los frutos de la vida!

Llamo a aquel que porta la Guadaña Ensangrentada!

Salve Qayin Falxifer!

Llamo al que abre los caminos!

Llamo al que remueve los obstáculos!

Salve Señor que lo puede Todo!

Llamo al Guardián de la flama esmeralda!

Llamo a aquel que envenena a las cosechas!

Salve Qayin Messor!

Llamo a aquel que concede la Gnosis Necrosofica!

Llamo al soberano de las huestes de los muertos!

Salve Señor de las Sombras Oscuras!

Llamo a aquel que derrama la sangre de mis enemigos!

Llamo a aquel cuya hoz es mi escudo y mi espada!

Salve Qayin Occisor!

Llamo al amo del trono de huesos y la corona de fuego!

Llamo a aquel que coloca a la sombra de la muerte sobre

su reino!

Salve su Majestad Rey de la Muerte!


encienda las velas del altar y proceda con la llamada de la

Santa Madre y encienda asimismo sus velas. Encienda

incienso de Mirra para el Señor y de Rosas para la Señora y

recíteles la siguiente oración:

¡Señor Qayin, mi Santo de la Cosecha, te adoro!

¡Señora Qalmana, mi Santa Madre de la sangre espiritual, te

adoro!


Sed conmigo en esta noche y dadme vuestras bendiciones y

poder, y Yo, por vuestra gracia, conduciré los sagrados

ritos de la brujería.

Dejad que vuestros fuegos de entronización emitan una

fulgurante luz sobre mí y que vuestra Santa Marca brille en

mi frente pues invoco a los espíritus fieles a vuestra causa

con el fin de crear el muñeco Homúnculo de Protección.

Elevo mi oración a vosotros para que doten de poder y

autoridad a mis palabras y acciones de modo que esta

imagen de mi Ser que esta noche busco separar llegue a ser

una réplica de mi cuerpo y un doble blindado para

guardarme, protegerme, desviar y vigilar, animado y

fortalecido por los espíritus de los 13 negros sobre Verde

que yo despertaré con vuestros santos nombres.


Coloque los rosarios negros y verdes de Qayin y

Qalmana alrededor de su cuello y diga:

Por la espiritual sangre de la corona de espinas y la corona

de rosas,

Rey y Reina de las legiones del negro sobre Verde,

Me encuentro fortalecido, protegido y bendecido.

¡Ave Qayin!

¡Ave Qalmana!

¡¡Salve a las Huestes del negro sobre verde!!


2.

Señale con la tinta consagrada el signo de cada uno de

los 13 negros sobre verde que va a utilizar en este trabajo

encima de los 13 platitos. Colóquelos sobre el altar y ponga

cada tipo de planta sobre cada signo que le corresponda.

Una vez hecho esto, tome sorbitos del licor y rocíelo desde

la boca en una lluvia de gotas sobre cada platito tres veces,

de modo el poder acelerante del alcohol se transmita a cada

uno de los 13. Encienda el cigarro en el nombre de

Amiahzatan y sople su humo siete veces sobre el cometido

de cada plato, mientras que mentalmente recita las oraciones

de llamada a cada negro sobre verde, para despertarlos, y

llegar a estar fortalecido y reciba las bendiciones para el

trabajo. Coloque lo que quede del cigarro en el cenicero

sobre el altar.

7

3.

Eleve uno por uno los platillos hasta la altura de la

boca para que el aliento de las palabras les llegue, y recite

siete veces cada una de las siguientes oraciones cortas

correspondientes a cada negro sobre Verde:

Daemon del Serbal, abridor de caminos a lo que es Santo y

fortalecedor de las barreras que nos protegen de nuestros

enemigos, elevo mi oración para que sean impedidos todos

los caminos de venenosa hostilidad hacia mí.

¡Rompe las maldiciones de aquellos que desean hacerme

daño y concédeme tu armadura impenetrable y desbloquea

los caminos a la gloria!

Concédeme coraje y fuerza de voluntad para que pueda

siempre triunfar sobre todos los que se me oponen.

¡En los nombres de Qayin y Qalmana, oro para que eso se

realice!

***

¡Daemon del Clavel, otórgame purificación y protección;

ruego que remuevas de mí todo lo que dañe mi espíritu y sea

perjudicial a mi alma y cuerpo!

¡Saca fuera de mi presencia lo que traiga enfermedad,

debilidad y miseria!

Fortaléceme con tus poderes y derrama sobre mí todas tus

bendiciones.

Guárdame contra las influencias de lo profano y exalta y

purifícame.

¡En los nombres de Qayin y Qalmana, oro para que eso se

realice!

8

***

Daemon de la pimienta negra,

Azote de los indignos y vencedor del enemigo,

¡Ruego que confundas la mente de aquellos que quieran

infligirme un daño y condúcelos a la derrota, menoscabo y

locura!

Rompe las maldiciones dirigidas contra mí, ciega a los que

me espían y cierra en torno a mí un ígneo círculo.

¡En los nombres de Qayin y Qalmana, oro para que eso se

realice!

***

Daemon del orégano, desterrador de la miseria y la pobreza,

deseo que me protejas contra las fuerzas de las leyes del

hombre que sirven para oprimirme.

¡Destierra de mí todo lo negativo y concédeme buena salud,

felicidad y prosperidad!

Que los espectros nocturnos se mantengan alejados de mí,

protégeme durante el sueño, bendíceme en los sueños y

concédeme los poderes de la profecía.

¡En los nombres de Qayin y Qalmana, oro para que eso se

realice!

***

Daemon del ajenjo, vencedor de las sombras de obsesión, te

pido que quites todas las almas oscuras enviadas hacia mí y

de modo feroz regresa todo de vuelta contra mi enemigo.

9

Purifícame y fortaléceme espiritualmente, refuerza las

defensas de mis espíritus familiares y trae amargura,

sufrimiento y derrota a los que intenten hacerme daño.

¡En los nombres de Qayin y Qalmana, oro para que eso se

realice!

***

Daemon De la ruda, desterrador de toda blasfemia y el que

establece la piedad, deseo que me protejas contra todas las

influencias dañinas dirigidas hacia mí.

¡Rompe sus maldiciones, destierra las pobres y obsesivas

sombras y ciega los malvados ojos de mi enemigo!

Fortaléceme contra el veneno del odio, miedo y envidia con

tu fuego Verde, de tales males límpiame.

¡En los nombres de Qayin y Qalmana, oro para que eso se

realice!

***

Daemon del laurel, portador de la protección y la gloria

militar.

¡Ruego que rompas las espadas de los enemigos y en cada

batalla sea yo coronado con la victoria!

Neutraliza todos los ataques de mis enemigos y haz que

todos caigan a mis pies y en la fuerza de la deshonra se

inclinen ante mí.

Límpiame de toda impureza y aleja de mí las manchas del

odio, derramando sobre mí gran fortuna, salud y riqueza.

¡En los nombres de Qayin y Qalmana, oro para que eso se

realice!

10

***

Daemon de la raíz de Jalapa, otorgador de la conquista, te

pido me protejas contra toda adversidad y abre todos mis

caminos a la victoria.

¡Disipa todas las debilidades y todas las causas de

desgracia en mi ser, concédeme valentía, virilidad, poder y el

dominio arrollador!

Destierra de mí todas las causas de la derrota y la deshonra

y nunca me abandones en el camino a la gloria.

¡En los nombres de Qayin y Qalmana, oro para que eso se

realice!

***

Daemon del endrino, espíritu de guerra y destructor del

enemigo, ruego que me prestes tu mortal espada e

inquebrantable escudo.

¡Protéjeme de todos los peligros de alma y cuerpo, y haz

retroceder las funestas influencias que me son lanzadas con

una séptuple puñalada!

Concédeme invencibilidad cuando haga frente a la

adversidad y llegue a ser el azote de los necios que se

atrevan oponerse a mí.

¡En los nombres de Qayin y Qalmana, oro para que eso se

realice!

***

Daemon del espino, familiar driádico de nuestra Señora de

la corona de rosas.

¡Ruego que me concedas protección mediante tus

penetrantes espinas y hieran a los que quieran atacarme!

11

Permite que tu fuerza conquistadora me corone y a los que

vienen contra mí, que sean duramente derrotados, asustados

y enloquecidos.

Concédeme ante sus ojos la invisibilidad, para así evitar sus

avances hostiles.

¡En los nombres de Qayin y Qalmana, oro para que eso se

realice!

***

Daemon del Palo Santo, defensor de la santidad espiritual,

ruego que me concedas purificación y protección contra las

desgracias, enfermedad y miseria.

¡Anula todas las maldiciones que me echen y sálvame de una

muerte indigna!

Condúceme hacia el camino de la gloria trascendente y

concédeme tus bendiciones como mi Señor.

¡En los nombres de Qayin y Qalmana, oro para que eso se

realice!

***

Daemon del tabaco, poderoso espíritu de la brujería, ruego

que me concedas la fortaleza, purificación y los poderes

vivificantes.

¡Con tus ardientes vientos protégeme y con tu humo

encantador aplasta la mente de aquellos que se me oponen!

Fortalece mi alma, fortifica mi voluntad y echa fuera de mí

todas las manchas de la profanidad mundana.

¡En los nombres de Qayin y Qalmana, oro para que eso se

realice!

12

***

Demonio de la salvia, otorgante de sabiduría y claridad.

¡Ruego que me limpies, purifiques y santifiques!

¡De la desgracia y la blasfemia, de la ignorancia y la

oscuridad espiritual te ruego que me salves! Destierra toda

corriente de falta que se dirija hacia mí, muy por encima de

mis enemigos y elévame! Guíame sobre el camino de la

sabiduría y protégeme contra todo engaño y miseria.

¡En los nombres de Qayin y Qalmana, oro para que eso se

realice!

***

Devuelva el platito que tiene los enlaces del daemon de la

salvia y diga:

¡Alabanza y Gloria a el Señor de todo Negro sobre Verde!

¡Alabanza y Gloria a la Dueña de la Hoz!

¡Hail Qayin y Qalmana!

4.

Presente la bolsa roja con cordón que contiene tus

vínculos personales en el altar y colóquelo delante de los

trece platitos.

Extraiga la sangre de la punta del dedo medio de su mano

izquierda y deje caer una gota en cada plato, que contiene

los enlaces de los 13 Negros sobre Verde; y por cada gota

diga:

Por la sangre de Qayin y Qalmana, estoy en condición de

sirviente y en tus Santos Nombres estáis obligados a

bendecirme y protegerme.

Deje caer siete gotas de sangre sobre la bolsa roja con

cordón que contiene tus enlaces y diga:


¡Un poco de la sangre que libremente he dado e impregna los

enlaces cosechados de mi propio cuerpo, permitid que

fortalezcan su conexión con mi alma y espíritu!

Levante la bolsa roja cerca de la boca y deje que la

exhalación de 7 respiraciones profundas transfiera la fuerza

de vida y diga:

¡Doy el aliento de vida y pongo una parte de mí mismo en

este enlace, por lo que permanece separado de mí, pero

fuertemente conectado conmigo!

Sostenga la bolsa contra el pecho y diga:

¡Por el latido de mi corazón va a vivir, servidme, defendedme

y salvadme!

Manténgala por encima de su ombligo y diga:

Separado, pero sigue siendo parte de mi.


Tú protegerás mi honor.

Tome un sorbo de licor, mantenga la bolsa enfrente de usted

y rocíe sobre ella 3 veces el alcohol de su boca; luego diga:

En mi propio nombre, bautizado seas, por la sangre, la

respiración de la vida, el corazón palpitante y ahora también

por la gracia de todos mis familiares, NN, será tu nombre.

(Aquí hay que nombrar la parte de ti mismo transferida a la

bolsa por sus propios nombres mundanos y verdaderos, de

manera que todos conozcan y se conecten a él).

Devuelva la bolsa a su lugar, delante de los trece platitos

que contienen los enlaces vivificantes del Negro sobre

Verde.

5. Fabrique la efigie de cuero del homúnculo vacía por

dentro y con la ayuda de la pintura negra marque el sigilo

del espíritu vivificador sobre ella, colóquelo en el altar y

déjelo allí mientras se seca.

6. Tome el cuenco de terracota y meta dentro la bolsa roja

la cual constituye el aspecto separado de usted con sus

enlaces vivificados. Uno tras otro, vierta el contenido de

cada uno de los 13 pequeños platitos que contienen los

elementos de las distintas plantas en el cuenco; mientras

tanto recite una vez su correspondiente oración corta usada

en el paso 3 de este ritual.

Cuando los trece estén vertidos dentro del cuenco, mezcle

todos con la mano izquierda, mientras recita lo siguiente:

¡Oh, poderosos Espíritus de Negro sobre Verde, en los

Nombres de Qayin y Qalmana, con vuestros poderes

cubridme en este mismo instante!

¡Protegedme unidos como un solo ser!

¡Con vuestra bendición fortalecedme!

¡Absorbed y desviad todo mal dirigido hacia mí y retribuid

trece veces a aquellos que desean la miseria sobre mí!

¡Guardadme, bendecidme y fortalecedme, que mediante esta

hechicería toda forma de mal sea alejada de mí!

¡Viva el negro en verde!


7. Mantenga ambas manos sobre el contenido del recipiente

y céntrese en el aspecto de sí mismo que ahora se ha

separado y conectado a los trece negros sobre Verde. Sienta

la transferencia de poder y el vínculo entre usted y el

contenido del recipiente y contemple el campo energético

durante al menos 15 minutos.


Después traiga ante usted la efigie de cuero marcada.

Asegúrese de que el sigilo pintado sobre ella se haya

secado completamente y luego colóquela sobre el recipiente

de terracota.


Ahora vaya introduciendo la mezcla de los enlaces con el

negro sobre Verde hasta que la efigie del homúnculo se llene

hasta su área del plexo solar. En ese punto coloque la raíz

de Jalapa, que usted debe reservar para este momento, en la

bolsa roja, e introduzca a ambos en la efigie y luego siga

llenando su interior con el resto de la mezcla de los

elementos de plantas.

Con la ayuda de hilo negro y aguja de coser cierre la

hendidura de la efigie y con siete nudos selle la unificación

entre una parte de usted y los trece negros sobre Verde, que

ahora animarán al Homúnculo.

Bese al homúnculo tres veces y luego déjelo sobre o frente

al altar.


8. Coloque la pieza fabricada verde marcada con el Punto

Verde del cráneo en el suelo, cerca del altar. Tome un sorbo

del licor y rocíelo tres veces sobre el Punto Verde del

cráneo.

Encienda un cigarro, en la manera tradicional, y fume más

de la mitad del cigarro, soplando el humo sobre el Punto

Verde; mientras lo fuma, a través del aliento de la

exhalación del fuego de Amiahzatan, proyecte sus saludos y

plegarias al Maestro, fortaleciendo así Su punto de acceso a

través y por dentro de las formas lineales de Su insignia,

que abrirán los senderos que conducen desde el Campo de

Sangre al Reino de la Sombra de la Muerte.

Coloque el cigarro en el cenicero del altar y exclame:


¡Ave al Maestro Coronado de Espinas de todo lo Negro

sobre Verde, Señor del Cráneo Verde, mi Santo y soberano

Cayin!

Coloque el recipiente de terracota volteado sobre la efigie y

la vela negra sobre la superficie plana del mismo.


9. Cante la fórmula del llamado de Cayin Qatsir, mientras

enciende primeramente las cuatro velas verdes en sentido

antihorario, comenzando con la vela superior y terminando

con la vela negra central sobre la efigie.


Después del séptimo llamado al Maestro Qatsir, recite la

siguiente proclama:


¡En el nombre del Primer Guía, el Maestro Coronado de

Espinas Cayin, y por el poder del Punto Verde del Cráneo,

yo NNN cargo y conjuro al Negro sobre Verde para que me

otorgue su protección total, bendiciones y fortalezas!


¡Por el Poder de Cayin de Hoz Enrojecida, imploro el

decimotercer Negro sobre Verde para que vista a mi

homúnculo gemelo con Armadura Flamígera de Verde y la

fortalezca con la Luz de Ébano del Espíritu!

¡A través del hechizo de Cayin Qatsir, te invoco, Oh

Poderosas y selectas sombras y espíritus del Reino del

Verde para servir a mi causa de defensa y justificadamente

asalten y guarden la mitad ramificada de mi ser, que Yo he

puesto en su disposición, siempre potente y vigilante!


¡Hagan de él mi representación ante las fuerzas hostiles y

llamen a él todas las maldiciones dirigidas hacia mí, porque

él está conectado a mi propio ser, pero hecho por separado

con el fin de atraer y anular los ataques de los miserables y

los cobardes!


¡Por el poder de ambas, la Llama Esmeralda y la de Ébano y

en el nombre del Maestro de todos nosotros, Nuestro Dios

Santo Cayin, las obligo por la Santidad de la Sangre y el

Espíritu a propugnar mi causa ante todo y a auxiliar en la

rápida entrega de las retribuciones contra aquellos que

quisiesen buscar el causarme daño!

¡Protéjanme a través de mi homúnculo gemelo y yo deberé

honrarles y exaltarles a todos, porque ustedes están todos

unidos conmigo así como lo están con él!


¡Por el poder del Portador de la Guadaña permitan que este

Trabajo ahora sea Sellado!

¡Salve Sancte Qayin!


Alabe al Maestro y a la Señora en la forma tradicional y

apague las velas del altar, pero deje que las llamas

permanezcan encendidas sobre el Punto Verde del Cráneo

hasta que las velas se consuman en su totalidad. Deje el

recipiente como está, cubriendo a la efigie del homúnculo

por toda una noche y el resto del día siguiente.


10. Después de caída la medianoche, inicie el trabajo en la

manera tradicional llamando a ambos, al Maestro y la

Señora para que asistan, y encienda las velas y queme

ofrendas generales de incienso.

Retire el recipiente que ha invertido y tome el homúnculo;

salúdelo como saludarías a un hermano y sitúelo en un

lugar adecuado ante el altar.

Fije el pequeño espejo redondo marcado con el Sello Clave

de la Protección sobre el área del estómago del homúnculo

y luego ate fuertemente o pegue el pequeño puñal afilado o

espada en su mano izquierda y diga:


¡El espejo es un escudo bendecido por el maestro Qayin y

fortificado para la protección de ambos, tú y yo, y el puñal

en la mano izquierda es para la venganza contra aquellos

que nos atacan!

¡Hagamos que cada asalto sea siete veces vengado y

hagamos que el veneno que nos han dado regrese a su

dueño y, por el puñal afilado, que su propio mal perfore sus

corazones cobardes y corte sus gargantas!

¡Protege y venga, por las bendiciones y las maldiciones del

Negro sobre Verde y la santidad del Linaje de Qayin!


11. Coloque tres velas rojas alrededor del homúnculo, ahora

blindado y armado, de manera que marquen los puntos de

un triángulo de manifestación intensa.

Llene la copa de vidrio con agua fría y sitúela delante de él

y al lado de la copa, sitúe el pequeño cenicero, con el

cigarrillo en el interior.

Encienda las tres velas rojas y diga:

¡Por los poderes presentados y manifestados, este trabajo

será ahora sellado!

¡Toma el poder de las llamas encendidas a tu alrededor, bebe

del agua y sé robustecido por el humo que yo te daré para

que seas fuerte en tus tareas!

Encienda el cigarrillo de la manera tradicional y sople el

humo directamente hacia el homúnculo, instruyéndole

mentalmente para que le proteja y vengue de absolutamente

todos los ataques.


Cuando haya fumado la práctica totalidad de los cigarrillos,

sitúe las partes restantes en el pequeño cenicero y diga:


Una vez por semana te alimentaré con fuego, agua y con

humo y durante las noches de Luna Llena te bañaré en la

pálida luz de la luna para fortalecerte y preservar tu alma

astral.

¡Que el Trece nos guarde y nos bendiga a ambos, a ti y a mí!

¡Saludo al Negro sobre Verde!

¡Saludo al Maestro de todos nosotros, nuestro Santo Qayin!

Rece al Maestro y a la Señora y agradézcales por sus

bendiciones y ayuda en este trabajo, cerrando el ritual de la

manera tradicional, pero deje las tres velas que se

consuman del todo por sí mismas.


12. Construya un pequeño santuario cerca del altar o cerca

de la entrada de su casa, para su homúnculo gemelo, y allí

ponga un portavelas, un cenicero y su cáliz de agua.

Asegúrese de cuidarlo y él, con toda seguridad, le cuidará y

preservará.

Adicionalmente a la ofrenda semanal de una vela (blanca,

roja o negra), un cigarrillo y el agua fría, debe también

alimentarle con incienso que contenga elementos vegetales

pertenecientes al 13 negro sobre Verde empleado en su

creación y fortalecimiento. Si el agua se cambia cada noche,

en vez de semanalmente, será incluso mejor porque servirá

tanto para atrapar las energías negativas como para

fortalecer el homúnculo. Otras ofrendas adicionales, además

de las mencionadas, se pueden hacer de acuerdo a la guía

de los espíritus familiares y supervisores de nuestro

Trabajo.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page